Jimbocho or used book town!

Jimbocho es por definición para mí, uno de los lugares más atractivos de Tokio, materialmente hablando, pues reúne todo aquello que básicamente es, y a lo que me he dedicado en Sangre Yakuza. Así pues, con esta obsesión casi enfermiza por todo el género Showa en cuanto a cine y/o porno, idols etc. se refiere, he visto mas que satisfechas mis expectativas en este barrio, al que se conoce popularmente, como barrio de los libros usados o antiguos, más o menos. Está formado por una calle principal, y unas pocas más que la cruzan, y la verdad que es genial, para mí es simplemente el paraíso. Hay la tira de tiendas a lo largo de estas calles, e incluso algún edificio de varias plantas, simplemente dedicado a estas tiendas.
Esto es algo muy común, libros, cds.. expuestos en la calle sin vigilancia, ahora trasladen este concepto a nuestra españa...
Se pueden encontrar libros de todo tipo, cualquier cosa que se imaginen. Luego también hay tiendas más específicas, tipo una simplemente dedicada a libros relacionados con maquetas de trenes… poca broma con los otakus. Pero ya saben a que tipo de tiendas me habré aficionado, y sí, tras un par de visitas ya tengo el área reconocida. Existen un par de tiendas simplemente dedicadas al cine vintage – también yankii- que tienen todos los posters inimaginables, algunos de ellos ya pasaron por el blog, otros me anuncian películas que desconocía completamente. Entre todo el merchandise se incluyen, libros, revistas, stills, chirasi, posters, panfletos etc. como digo, esto es la gloria vendita para un servidor. Y bueno luego pasamos a estos antros milenarios donde almacenan miles de revistas porno, SM y de tipo Idol. Revistas milenarias, que a saber cantos otakus felices habrán sacado uso. Hay que tener paciencia y saber buscar, para dar con aquella revista que se ajuste al precio que le ponen los comerciantes, algunas de ellas fácilmente superan los 60 o 100 euros, eso sí, siempre con una calidad impecable.
Algunas de las revistas que compré el primer día
¿Esto es algo así cómo una especie de curriculum de las actrices porno?
Y en esta última visita, aproveche para matar dos pájaros de un tiro e ir al cine de este barrio, donde estaban celebrando “Nikkatsu movie 100 years of brillance”, varias cintas de nikkatsu se fueron proyectando días atrás, la mayoría noir, pero había dos que me interesaban y se proyectaban el mismo día y ambas con Yoshio Harda. Así que no lo pensé dos veces. Aunque encontré dos inconvenientes; el precio de las entradas a 1200 yens cada una, y las taquilleras de postal que allí tienen, no me supieron cazar ni una mísera palabra en fuckin’ inglés, yo allí plantado con veinte bolsas en cada mano, incapaz de gesticular. Fue cuando empecé a soltar algún palabro suelto en japo, y ni con esas, erre que erre que las señoritas ni te sonreían ni hostias. Las susodichas proyecciones eran “Hangyaku no melody” (1970) y “Hachigatsu no nureta suna” (1971).
La entrada al cine
Sí!!!! esto es un cine...

2 comentarios :

Carlos Chacon Lozano dijo...

Que graciosa la anecdota de las taquilleras! jajaja

ejiki dijo...

es algo muy típico allí, hacerse el loco..

Related Posts with Thumbnails
>