No more Comics! (Komikku zasshi nanka iranai!) Yôjirô Takita, 1985

Yōjirō Takita anteriormente anduvo afincado en el roman porno, dejando tras de si una de las sagas más conocidas; “Chikan Densha”, que fue inaugurada por Shin'ya Yamamoto. Con el roman porno ya casi llegando a su fin antes de los 90, dirigio “No More Comics!” junto con Yuya Uchida como escritor de guión. Presentan una historia atipica asentada sobre el eje de la prensa amarilla. Ya saben, aquella prensa sensacionalista especializada en incordiar y hacer la vida imposible al famosete de turno, valiéndose de las más ávidas artimañas.
Yuya Uchida (Toshiaki Kinameri) interpreta a un carroñero de la susodicha prensa, todo un experto de este mangoneo profesional, que trabaja para un programa de televisión Recuerda una vez más a un antihéroe como en anteriores trabajos, que se ha ganado el desprecio de los famosos junto con otros colegas de ámbito profesional y por otro lado el apoyo y respeto del pueblo, un pueblo ignorante que desconoce la cara de quien se enfrenta día a día a este tipo de vida de forma parasitaria.
El espectador rápidamente reflexiona sobre la miserable vida que arrastra el personaje, como en una ocasión en la que escucha sin querer algunos de sus compañeros de trabajo poniéndolo de todos los colores mientras esta en el baño. O como cuando por cojones quiere entrevistar a un famosete en su propio local sobre algunas dudosas declaraciones vertidas por otros medios.
Una cosa que me ha parecido curiosa es que al ver la película yo no sabía que alguno de los hechos estaban inspirados en acontecimientos reales. En la ficción Kinameri harto de que no lo tomen en serio decide ir detrás de una empresa que “trabaja con oro” y que se dedica a estafar en gran parte a octogenarios prometiéndoles que el oro es una inversión de futuro porque revaloriza con el tiempo.
Cuando encuentra encerrado en su casa uno de los responsables de estas estafas, resulta herido por un navajazo al interponerse entre los dos matones (uno interpretado por Takeshi Kitano) que entran a la fuerza en su casa por la ventana para asesinarlo. Como resultado; el asesinato es grabado ante una gran cantidad de cámaras y retransmitido en directo ante la nación.
En la vida real el hombre era Kazuo Nagano presidente de la junta directiva de Toyota Shoji que fue responsable de la estafa 3.855 personas. Frente al menos 40 reporteros le asestaron hasta 13 puñaladas por todo el cuerpo, incluida la cara. Los asesinos salieron nuevamente por la ventana con toda la tranquilidad del mundo a la vez que uno clama “¡Yo lo he matado, llamen a la policía!”…
Lo gracioso es que Kinameri en su busca de una historia real en vez de vivir a costa de la ficción pasa de ser un don nadie a ser el foco mismo de la noticia.



“I cant speak fucking japanese!!”


Rokudenashi Bunka encontro fotos y el video de los acontecimientos reales (no apto para estomagos debiles)
Related Posts with Thumbnails
>